Hopp til innhold

Guía La Paloma

Emiliano

Guía La Paloma

Gastronomía
Excelente gastronomía.
9
lokalkjente anbefaler
La Folie
9
lokalkjente anbefaler
Excelente gastronomía.
Muy buenos platos. Abundantes y ricos!
6
lokalkjente anbefaler
La Cantina Mexicana
6
lokalkjente anbefaler
Muy buenos platos. Abundantes y ricos!
Más tipo pub. Movida joven en el centro de La Paloma.
Orishas
Más tipo pub. Movida joven en el centro de La Paloma.
Popi
Tam-Barú
Lugares emblemáticos
A 1 km del centro comercial de La Paloma, se encuentra el Puerto de ultramar del mismo nombre, es la terminal marítima más al este de Uruguay. Fue inaugurado en 1910 sobre la restinga que unieron la costa y la Isla de La Paloma. Es utilizado como amarre transitorio para algunas embarcaciones, con una intensa actividad como puerto deportivo y de pesca artesanal. El Puerto de La Paloma, también es la base de acción de la Prefectura Nacional Naval, desde donde se custodian los límites marítimos del Uruguay y las actividades en general que ocurran a lo largo de toda la costa rochense. En los accesos puede observarse la infraestructura de una planta de procesamiento de anchoas que funcionó en el pasado. Paseos por el puerto El muelle de madera y la escollera del puerto representan un paseo tradicional durante las tardes, es posible caminar y observar la actividad que allí se desarrolla, o simplemente observar las aves en busca de alimento entre los botes y yates que se encuentran amarrados. Desde el 2015, las barcas de pesca artesanal, cuentan con su propio muelle de atraque con los servicios necesarios. Además, se construyeron varios locales para la venta de pescado fresco, carnada, buñuelos de algas, pasteles, entre otros productos gastronómicos. Servicios para embarcaciones Cuenta con todos los servicios portuarios necesarios para quienes visiten Uruguay: energía eléctrica, vigilancia, iluminación y agua potable.
Puerto de la Paloma
A 1 km del centro comercial de La Paloma, se encuentra el Puerto de ultramar del mismo nombre, es la terminal marítima más al este de Uruguay. Fue inaugurado en 1910 sobre la restinga que unieron la costa y la Isla de La Paloma. Es utilizado como amarre transitorio para algunas embarcaciones, con una intensa actividad como puerto deportivo y de pesca artesanal. El Puerto de La Paloma, también es la base de acción de la Prefectura Nacional Naval, desde donde se custodian los límites marítimos del Uruguay y las actividades en general que ocurran a lo largo de toda la costa rochense. En los accesos puede observarse la infraestructura de una planta de procesamiento de anchoas que funcionó en el pasado. Paseos por el puerto El muelle de madera y la escollera del puerto representan un paseo tradicional durante las tardes, es posible caminar y observar la actividad que allí se desarrolla, o simplemente observar las aves en busca de alimento entre los botes y yates que se encuentran amarrados. Desde el 2015, las barcas de pesca artesanal, cuentan con su propio muelle de atraque con los servicios necesarios. Además, se construyeron varios locales para la venta de pescado fresco, carnada, buñuelos de algas, pasteles, entre otros productos gastronómicos. Servicios para embarcaciones Cuenta con todos los servicios portuarios necesarios para quienes visiten Uruguay: energía eléctrica, vigilancia, iluminación y agua potable.
Un paseo recomendable es visitar el Faro Cabo Santa María en La Paloma, construido a raíz de la gran cantidad de naufragios que se sucedían en la zona. Subiendo su escalera en espiral de 143 peldaños se accede a la cumbre, desde donde se pueden realizar fotografías panorámicas encantadoras y apreciar la geografía del balneario desde lo alto. Horarios y costo El Faro Cabo Santa María se puede visitar todos los días durante todo el año de 10:00 a 13:00 y de 15:00 hasta 15 minutos antes del atardecer, excepto los días lunes de 10:00 a 13:00 que se encuentra cerrado. El costo del ticket es de 30 pesos uruguayos por persona, y solo se puede abonar en efectivo en pesos uruguayos. Está prohibido el ingreso de menores de 8 años. La permanencia máxima en el balcón es de 20 minutos. Historia La construcción del mismo comenzó en 1870 pero, como no había en la zona materiales de piedra ni hierro que sirvieran para tal forma, fue necesario trasladarlos en barco desde Montevideo. En abril de 1872, cuando la torre había alcanzado los 30 m de altura y se tenía prevista su inauguración, se derrumbó sobre sí misma cobrando la vida de operarios que allí trabajaban. El faro se inauguró finalmente, el 1° de setiembre de 1874, siendo ésta la fecha oficial de la creación del balneario. El primer farero fue Don Ciro Pini, inmigrante italiano, quien contribuyó con parte del proyecto de construcción del faro, en dibujos de estructuras y cortes de la torre. Al finalizar la obra, pidió para quedarse, y se instaló con su familia, constituyéndose en los primeros pobladores del lugar.
Playa Del Faro.
Un paseo recomendable es visitar el Faro Cabo Santa María en La Paloma, construido a raíz de la gran cantidad de naufragios que se sucedían en la zona. Subiendo su escalera en espiral de 143 peldaños se accede a la cumbre, desde donde se pueden realizar fotografías panorámicas encantadoras y apreciar la geografía del balneario desde lo alto. Horarios y costo El Faro Cabo Santa María se puede visitar todos los días durante todo el año de 10:00 a 13:00 y de 15:00 hasta 15 minutos antes del atardecer, excepto los días lunes de 10:00 a 13:00 que se encuentra cerrado. El costo del ticket es de 30 pesos uruguayos por persona, y solo se puede abonar en efectivo en pesos uruguayos. Está prohibido el ingreso de menores de 8 años. La permanencia máxima en el balcón es de 20 minutos. Historia La construcción del mismo comenzó en 1870 pero, como no había en la zona materiales de piedra ni hierro que sirvieran para tal forma, fue necesario trasladarlos en barco desde Montevideo. En abril de 1872, cuando la torre había alcanzado los 30 m de altura y se tenía prevista su inauguración, se derrumbó sobre sí misma cobrando la vida de operarios que allí trabajaban. El faro se inauguró finalmente, el 1° de setiembre de 1874, siendo ésta la fecha oficial de la creación del balneario. El primer farero fue Don Ciro Pini, inmigrante italiano, quien contribuyó con parte del proyecto de construcción del faro, en dibujos de estructuras y cortes de la torre. Al finalizar la obra, pidió para quedarse, y se instaló con su familia, constituyéndose en los primeros pobladores del lugar.
La Pedrera es un balneario uruguayo en la costa del departamento de Rocha. Está ubicado sobre el océano Atlántico, a 230 km al este de Montevideo por la ruta 10.2​ Hermosas vistas, muy lindas playas y las mejores olas para el surf. Muy buenos restaurantes para ir a cenar.
25
lokalkjente anbefaler
La Pedrera
25
lokalkjente anbefaler
La Pedrera es un balneario uruguayo en la costa del departamento de Rocha. Está ubicado sobre el océano Atlántico, a 230 km al este de Montevideo por la ruta 10.2​ Hermosas vistas, muy lindas playas y las mejores olas para el surf. Muy buenos restaurantes para ir a cenar.
En Santa Teresa los atractivos se multiplican: una antigua fortaleza, playas, diferentes caminos internos, palmares y flora exótica. La trayectoria de la Fortaleza se remonta al año 1762, cuando los los portugueses, previendo un nuevo conflicto con España, decidieron fortificar el punto, por aquel entonces llamado Castillos Chicos. Sus muros fueron construidos de una doble pared de piedra de sillería y unidos por estribos. El espacio entre ambos fue rellenado con tierra y cascotes para formar el camino de ronda y resistir las vibraciones de los disparos de la artillería enemiga. Dentro de este monumento se pueden vivenciar siglos de historia. Pasó a manos de los orientales en 1825, y permaneció abandonada mucho tiempo hasta que fue redescubierta por el historiador Horacio Arredondo, quien comenzó las gestiones para su reconstrucción en el año 1928. Al este de la Fortaleza de Santa Teresa se encuentra el Parque Nacional, de igual nombre. En un área de aproximadamente 3.200 ha, alberga especies de todos los continentes, alrededor de dos millones de plantas y árboles, en amplios jardines, perfectamente delimitados por boj y cipreses. Es uno de los parques más grandes del mundo, creados por la humanidad, que combina belleza y tranquilidad. Allí se puede acampar y realizar caminatas por el Recreo del Soldado.
Santa Teresa
En Santa Teresa los atractivos se multiplican: una antigua fortaleza, playas, diferentes caminos internos, palmares y flora exótica. La trayectoria de la Fortaleza se remonta al año 1762, cuando los los portugueses, previendo un nuevo conflicto con España, decidieron fortificar el punto, por aquel entonces llamado Castillos Chicos. Sus muros fueron construidos de una doble pared de piedra de sillería y unidos por estribos. El espacio entre ambos fue rellenado con tierra y cascotes para formar el camino de ronda y resistir las vibraciones de los disparos de la artillería enemiga. Dentro de este monumento se pueden vivenciar siglos de historia. Pasó a manos de los orientales en 1825, y permaneció abandonada mucho tiempo hasta que fue redescubierta por el historiador Horacio Arredondo, quien comenzó las gestiones para su reconstrucción en el año 1928. Al este de la Fortaleza de Santa Teresa se encuentra el Parque Nacional, de igual nombre. En un área de aproximadamente 3.200 ha, alberga especies de todos los continentes, alrededor de dos millones de plantas y árboles, en amplios jardines, perfectamente delimitados por boj y cipreses. Es uno de los parques más grandes del mundo, creados por la humanidad, que combina belleza y tranquilidad. Allí se puede acampar y realizar caminatas por el Recreo del Soldado.
Susurros de historia La trayectoria de la Fortaleza se remonta al año 1762, cuando los los portugueses, previendo un nuevo conflicto con España, decidieron fortificar el punto, por aquel entonces llamado Castillos Chicos. Sus muros fueron construidos de una doble pared de piedra de sillería y unidos por estribos. El espacio entre ambos fue rellenado con tierra y cascotes para formar el camino de ronda y resistir las vibraciones de los disparos de la artillería enemiga. Dentro de este monumento se pueden vivenciar siglos de historia. Pasó a manos de los orientales en 1825, y permaneció abandonada mucho tiempo hasta que fue redescubierta por el historiador Horacio Arredondo, quien comenzó las gestiones para su reconstrucción en el año 1928. Horarios de visita y costo En temporada alta (de diciembre al 1 de marzo): todos los días de 10 a 19 horas. En temporada baja (resto del año): de miércoles a domingos de 10 a 17 horas. En vacaciones de primavera: de 10 a 18 horas. El costo es de 50 pesos uruguayos por persona, menores de 12 años y mayores de 65 ingresan gratis. Grupos o escolares pueden coordinar su visita a través del Departamento de Estudios Históricos del Estado Mayor del Ejército. Datos de contacto Teléfono: + 598 4474 6541 E-mail: museosfortif@hotmail.com Línea de tiempo y acontecimientos que marcaron historia 1762: Los portugueses, previendo una nueva guerra con España, deciden fortificar el punto llamado Castillos Chicos, acceso al paso de La Angostura. El Coronel Tomas Luis Osorio comienza las obras que son interrumpidas en 1763 por el avance del Gobernador de Buenos Aires, don Pedro de Cevallos que ocupa San Miguel y Santa Teresa. 1763: Las obras son continuadas por los españoles, el trazado es el de un pentágono irregular, con cinco baluartes, su perímetro es de 642 metros. 1797: El Cuerpo Veterano de Blandengues de la Frontera de Montevideo creado en diciembre de 1796, la utiliza como base de operaciones para cumplir su misión de mantener la seguridad y el orden en la zona. 1811: Durante la Revolución Oriental es conquistada por los Patriotas, cae luego en manos portuguesas cuando éstos invaden la Banda Oriental en auxilio del sitiado Montevideo. 1812: Los Patriotas vuelven a recuperar la fortaleza que es utilizada para controlar la frontera con Portugal. 1816 a 1825: Al invadir los portugueses, la Provincia Oriental queda bajo su dominio. 1825 a 1828: Recupera parte de su valor estratégico al iniciarse la Cruzada Libertadora. Las tropas Patriotas al mando del Coronel Leonardo Olivera toman esta fortificación en la madrugada del 31 de diciembre de 1825. Con la toma de la guardia del Chuy el 1 de enero de 1826 se completa la conquista del área. 1828: Se firma de la Convención Preliminar de Paz génesis del Estado Oriental del Uruguay. 1842 a 1851: Se la utiliza esporádicamente como guardia fronteriza durante la Guerra Grande. 1892: Se plantea la posibilidad de su restauración. 1923: El 10 de enero, se crea la Primera comisión de Restauración que funcionó hasta el 8 de abril de 1924. 1927: El 26 de diciembre, es declarada Monumento Histórico Nacional por la ley número 8172. 1928: La Comisión Honoraria de Restauración y Conservación de la Fortaleza de Santa Teresa inicia los trabajos de restauración. 1982: Museo de Sitio Histórico, la exposición recrea el aspecto de una fortaleza del siglo XVIII y la evolución militar de la dominación española,
Fortaleza Santa Teresa
Susurros de historia La trayectoria de la Fortaleza se remonta al año 1762, cuando los los portugueses, previendo un nuevo conflicto con España, decidieron fortificar el punto, por aquel entonces llamado Castillos Chicos. Sus muros fueron construidos de una doble pared de piedra de sillería y unidos por estribos. El espacio entre ambos fue rellenado con tierra y cascotes para formar el camino de ronda y resistir las vibraciones de los disparos de la artillería enemiga. Dentro de este monumento se pueden vivenciar siglos de historia. Pasó a manos de los orientales en 1825, y permaneció abandonada mucho tiempo hasta que fue redescubierta por el historiador Horacio Arredondo, quien comenzó las gestiones para su reconstrucción en el año 1928. Horarios de visita y costo En temporada alta (de diciembre al 1 de marzo): todos los días de 10 a 19 horas. En temporada baja (resto del año): de miércoles a domingos de 10 a 17 horas. En vacaciones de primavera: de 10 a 18 horas. El costo es de 50 pesos uruguayos por persona, menores de 12 años y mayores de 65 ingresan gratis. Grupos o escolares pueden coordinar su visita a través del Departamento de Estudios Históricos del Estado Mayor del Ejército. Datos de contacto Teléfono: + 598 4474 6541 E-mail: museosfortif@hotmail.com Línea de tiempo y acontecimientos que marcaron historia 1762: Los portugueses, previendo una nueva guerra con España, deciden fortificar el punto llamado Castillos Chicos, acceso al paso de La Angostura. El Coronel Tomas Luis Osorio comienza las obras que son interrumpidas en 1763 por el avance del Gobernador de Buenos Aires, don Pedro de Cevallos que ocupa San Miguel y Santa Teresa. 1763: Las obras son continuadas por los españoles, el trazado es el de un pentágono irregular, con cinco baluartes, su perímetro es de 642 metros. 1797: El Cuerpo Veterano de Blandengues de la Frontera de Montevideo creado en diciembre de 1796, la utiliza como base de operaciones para cumplir su misión de mantener la seguridad y el orden en la zona. 1811: Durante la Revolución Oriental es conquistada por los Patriotas, cae luego en manos portuguesas cuando éstos invaden la Banda Oriental en auxilio del sitiado Montevideo. 1812: Los Patriotas vuelven a recuperar la fortaleza que es utilizada para controlar la frontera con Portugal. 1816 a 1825: Al invadir los portugueses, la Provincia Oriental queda bajo su dominio. 1825 a 1828: Recupera parte de su valor estratégico al iniciarse la Cruzada Libertadora. Las tropas Patriotas al mando del Coronel Leonardo Olivera toman esta fortificación en la madrugada del 31 de diciembre de 1825. Con la toma de la guardia del Chuy el 1 de enero de 1826 se completa la conquista del área. 1828: Se firma de la Convención Preliminar de Paz génesis del Estado Oriental del Uruguay. 1842 a 1851: Se la utiliza esporádicamente como guardia fronteriza durante la Guerra Grande. 1892: Se plantea la posibilidad de su restauración. 1923: El 10 de enero, se crea la Primera comisión de Restauración que funcionó hasta el 8 de abril de 1924. 1927: El 26 de diciembre, es declarada Monumento Histórico Nacional por la ley número 8172. 1928: La Comisión Honoraria de Restauración y Conservación de la Fortaleza de Santa Teresa inicia los trabajos de restauración. 1982: Museo de Sitio Histórico, la exposición recrea el aspecto de una fortaleza del siglo XVIII y la evolución militar de la dominación española,
Playas
La playa Los Botes tiene la particularidad de que en ella se encuentra la actividad de los pescadores artesanales de la zona, que se aventuran al mar bajo la protección del “Cristo de Lucho”. Al atardecer llegan las barcas con pescado fresco y es el momento de la recolección, los turistas se acercan a ver esta actividad y tomar fotografías. Los restaurantes de La Paloma transforman el pescado fresco en exquisitos platos, que invitan desde lejos con un aroma muy peculiar.
Los Botes
La playa Los Botes tiene la particularidad de que en ella se encuentra la actividad de los pescadores artesanales de la zona, que se aventuran al mar bajo la protección del “Cristo de Lucho”. Al atardecer llegan las barcas con pescado fresco y es el momento de la recolección, los turistas se acercan a ver esta actividad y tomar fotografías. Los restaurantes de La Paloma transforman el pescado fresco en exquisitos platos, que invitan desde lejos con un aroma muy peculiar.
Bahía grande - Playa accesible en La Paloma La playa Bahía Grande es la primera playa accesible de Rocha, Uruguay, inaugurada en enero de 2014, cuenta con atención personalizada de especialistas para que jóvenes y adultos con discapacidades físicas tengan la posibilidad de disfrutar del mar. El apoyo del profesor, las sillas acondicionadas para el agua, andadores, y otros elementos de seguridad disponibles permiten a todos poder disfrutar de la playa. Durante verano el horario de atención es de lunes a domingos de 9 a 12 y de 16 a 19. Además una amplia pasarela de madera facilita la llegada desde la costanera hasta el mar para quienes tienen dificultades para caminar. También hay estacionamiento para lisiados. Juegos acuáticos y deportes Por su tranquilidad en su oleaje y poca profundidad es la playa ideal para juegos acuáticos. Al final de la Bahía Grande podrás divertirte en la banana, gomón, ski y paseos en lancha. También, en varios puntos de esta playa, encontrarás puestos para alquilar kayaks que te permitirán cruzar a la isla La Tuna o simplemente remar las aguas de esta bahía.
Bahía Grande
Bahía grande - Playa accesible en La Paloma La playa Bahía Grande es la primera playa accesible de Rocha, Uruguay, inaugurada en enero de 2014, cuenta con atención personalizada de especialistas para que jóvenes y adultos con discapacidades físicas tengan la posibilidad de disfrutar del mar. El apoyo del profesor, las sillas acondicionadas para el agua, andadores, y otros elementos de seguridad disponibles permiten a todos poder disfrutar de la playa. Durante verano el horario de atención es de lunes a domingos de 9 a 12 y de 16 a 19. Además una amplia pasarela de madera facilita la llegada desde la costanera hasta el mar para quienes tienen dificultades para caminar. También hay estacionamiento para lisiados. Juegos acuáticos y deportes Por su tranquilidad en su oleaje y poca profundidad es la playa ideal para juegos acuáticos. Al final de la Bahía Grande podrás divertirte en la banana, gomón, ski y paseos en lancha. También, en varios puntos de esta playa, encontrarás puestos para alquilar kayaks que te permitirán cruzar a la isla La Tuna o simplemente remar las aguas de esta bahía.
Laguna de Rocha: paisaje protegido La Laguna de Rocha forma parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) de Uruguay, en calidad de "paisaje protegido", formada por aproximadamente 22.000 hectáreas, que incluye las 7.200 de cuerpo de agua, lomadas, llanuras, la franja costera y parte de la plataforma oceánica. Además fue declarada en 1977, Parque Nacional Lacustre y reserva mundial de biosfera para la UNESCO. Desde el 2015, integra el listado de humedales con relevancia internacional que elabora la Convención Ramsar. La laguna se comunica periódicamente con el océano Atlántico a través de un sistema natural de apertura y cierre de barras arenosas. Cuando esto sucede, producto de la acumulación de agua en la laguna y de la acción del mar, ingresan a su espejo de agua variedades muy codiciadas de crustáceos (camarón) y de peces. Refugio de más de 220 especies de aves Rocha es un lugar incomparable para el avistamiento de aves, la Laguna de Rocha particularmente hace de hogar y refugio de aves amenzadas, donde albergan más de 220 especies. Sitio de alimentación, nidificación y reposo de aves, tanto residentes como migratorias. Es uno de los pocos lugares de Uruguay donde habita el flamenco y su población de cisnes de cuello negro es una de las mayores del mundo.
24
lokalkjente anbefaler
Laguna de Rocha
24
lokalkjente anbefaler
Laguna de Rocha: paisaje protegido La Laguna de Rocha forma parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) de Uruguay, en calidad de "paisaje protegido", formada por aproximadamente 22.000 hectáreas, que incluye las 7.200 de cuerpo de agua, lomadas, llanuras, la franja costera y parte de la plataforma oceánica. Además fue declarada en 1977, Parque Nacional Lacustre y reserva mundial de biosfera para la UNESCO. Desde el 2015, integra el listado de humedales con relevancia internacional que elabora la Convención Ramsar. La laguna se comunica periódicamente con el océano Atlántico a través de un sistema natural de apertura y cierre de barras arenosas. Cuando esto sucede, producto de la acumulación de agua en la laguna y de la acción del mar, ingresan a su espejo de agua variedades muy codiciadas de crustáceos (camarón) y de peces. Refugio de más de 220 especies de aves Rocha es un lugar incomparable para el avistamiento de aves, la Laguna de Rocha particularmente hace de hogar y refugio de aves amenzadas, donde albergan más de 220 especies. Sitio de alimentación, nidificación y reposo de aves, tanto residentes como migratorias. Es uno de los pocos lugares de Uruguay donde habita el flamenco y su población de cisnes de cuello negro es una de las mayores del mundo.
Sobre la rambla costanera se accede a la playa La Aguada, a menos de 1 km del centro de La Paloma. Es una playa de mar abierto, que cuenta con servicio de guardavidas durante temporada alta. Es muy concurrida por familias las cuales disfrutan por largas horas del mar, juegos en la arena y caminatas hasta Costa Azul, donde el limite entre ambas playas lo forma un gran mirador natural, conocido como cerro de la Virgen, ideal para el avistamiento de ballenas en temporada baja.
La Aguada
Sobre la rambla costanera se accede a la playa La Aguada, a menos de 1 km del centro de La Paloma. Es una playa de mar abierto, que cuenta con servicio de guardavidas durante temporada alta. Es muy concurrida por familias las cuales disfrutan por largas horas del mar, juegos en la arena y caminatas hasta Costa Azul, donde el limite entre ambas playas lo forma un gran mirador natural, conocido como cerro de la Virgen, ideal para el avistamiento de ballenas en temporada baja.
La playa La Balconada es de las más famosas y concurridas, no solo de La Paloma, sino del departamento de Rocha. Se encuentra rodeada por dos puntas rocosas, sobre un lado la playa del Faro Cabo Santa María y del otro la playa El Cabito. La Balconada es la elegida por los jóvenes verano tras verano. Se caracteriza por su tipo de ola, ideal para divertirse barrenándola durante horas. Durante el verano cuenta con servicio de guardavidas y WiFi libre. También chiringos muy pintorescos para refrescarse y degustar un rico plato de mariscos frente a la inmensidad del océano. El atardecer en La Balconada Disfrutar del atardecer en La Balconada es una tradición del balneario, el cielo se pinta de cientos de colores y los visitantes esperan a que el sol se ponga por completo para despedirlo con un largo aplauso. Pero la diversión no termina, grupos de jóvenes se quedan allí disfrutando de charlas, tragos o es muy común que famosos DJs le pongan música a la tarde.
La Balconada
La playa La Balconada es de las más famosas y concurridas, no solo de La Paloma, sino del departamento de Rocha. Se encuentra rodeada por dos puntas rocosas, sobre un lado la playa del Faro Cabo Santa María y del otro la playa El Cabito. La Balconada es la elegida por los jóvenes verano tras verano. Se caracteriza por su tipo de ola, ideal para divertirse barrenándola durante horas. Durante el verano cuenta con servicio de guardavidas y WiFi libre. También chiringos muy pintorescos para refrescarse y degustar un rico plato de mariscos frente a la inmensidad del océano. El atardecer en La Balconada Disfrutar del atardecer en La Balconada es una tradición del balneario, el cielo se pinta de cientos de colores y los visitantes esperan a que el sol se ponga por completo para despedirlo con un largo aplauso. Pero la diversión no termina, grupos de jóvenes se quedan allí disfrutando de charlas, tragos o es muy común que famosos DJs le pongan música a la tarde.
La playa El Cabito, la menos extensa de todas las playas de La Paloma, ubicada entre La Balconda y Los Botes. Es la ideal en verano para lo más chicos de la casa, y por supuesto para disfrutar en familia. Los niños adoran sus pequeñas piscinas formadas en las rocas, que les permite refrescarse y jugar sin la preocupación de los peligros del océano Atlántico. Delimitada por un cordón de rocas en forma de semicírculo, hace prácticamente imposible la formación de olas en su interior, y cuya profundidad promedio no sobrepasa el metro. Las rocas de El Cabito, conforman un paisaje encantador, contrastando con el mar de fondo. Hay quienes pasan horas recorriéndolas, tomando fotos, observando con detenimiento las aves playeras, buscando algas para hacer buñuelos exquisitos, pescar con reel o a la encandilada (ya que abundan los pejerreyes, las lisas y las majugas). Te recomendamos quedarte en la playa hasta la hora del atardecer, los colores de este espectáculo natural sobre las rocas y la calma de la playa conforman una hermosa postal de La Paloma.
El Cabito
La playa El Cabito, la menos extensa de todas las playas de La Paloma, ubicada entre La Balconda y Los Botes. Es la ideal en verano para lo más chicos de la casa, y por supuesto para disfrutar en familia. Los niños adoran sus pequeñas piscinas formadas en las rocas, que les permite refrescarse y jugar sin la preocupación de los peligros del océano Atlántico. Delimitada por un cordón de rocas en forma de semicírculo, hace prácticamente imposible la formación de olas en su interior, y cuya profundidad promedio no sobrepasa el metro. Las rocas de El Cabito, conforman un paisaje encantador, contrastando con el mar de fondo. Hay quienes pasan horas recorriéndolas, tomando fotos, observando con detenimiento las aves playeras, buscando algas para hacer buñuelos exquisitos, pescar con reel o a la encandilada (ya que abundan los pejerreyes, las lisas y las majugas). Te recomendamos quedarte en la playa hasta la hora del atardecer, los colores de este espectáculo natural sobre las rocas y la calma de la playa conforman una hermosa postal de La Paloma.
Son dos las bahías que dan una característica única a La Paloma: playa accesible Bahía Grande y playa Bahía Chica, ambas elegidas por las familias, que son poco profundas y de oleaje muy tranquilo. La playa Bahía Chica se encuentra a pocos metros del centro comercial del balneario, frente a la isla La Tuna, que durante los días de bajante se puede acceder caminando por el mar o de lo contrario en kayak. Es una playa ideal para la práctica de deportes acuáticos como stand up paddle (surf a remo) y paseos en kayak. Durante los meses de verano cuenta con servicio de guardavidas y se realizan actividades deportivas que puedes consultar en nuestro calendario de eventos. Hacia el este y en el límite con la playa del Faro toda una zona de rocas conforman un lugar perfecto para pescar en pequeños muelles.
Bahía Chica
Son dos las bahías que dan una característica única a La Paloma: playa accesible Bahía Grande y playa Bahía Chica, ambas elegidas por las familias, que son poco profundas y de oleaje muy tranquilo. La playa Bahía Chica se encuentra a pocos metros del centro comercial del balneario, frente a la isla La Tuna, que durante los días de bajante se puede acceder caminando por el mar o de lo contrario en kayak. Es una playa ideal para la práctica de deportes acuáticos como stand up paddle (surf a remo) y paseos en kayak. Durante los meses de verano cuenta con servicio de guardavidas y se realizan actividades deportivas que puedes consultar en nuestro calendario de eventos. Hacia el este y en el límite con la playa del Faro toda una zona de rocas conforman un lugar perfecto para pescar en pequeños muelles.
El Parque Nacional Cabo Polonio es una extensa área con una belleza paisajística que todavía conserva características típicas de la costa atlántica uruguaya. Dentro de este agreste y salvaje parque, a la altura del kilómetro 264,5 de ruta 10, está el balneario Cabo Polonio. El lugar es altamente seductor para los extranjeros y todo se confabula para que así sea. No hay luz eléctrica ni agua corriente. No hay calles sino senderos irregulares que vinculan las casitas pequeñas y rudimentarias. El ingreso se realiza en vehículos todo terreno, especialmente acondicionados para no dañar el paisaje natural. Caminar por las playas puede ser un paseo interminable pero entretenido, donde se puede admirar la colonia estable de lobos marinos apostada frente al cabo, en la zona de rocas junto al faro, un punto inevitable de este destino. En la década del 60, algunos jóvenes apasionados por la naturaleza comenzaron a descubrir aquel pobladito remoto que se encontraba detrás de las dunas, después del pueblo de pescadores de Valizas.
35
lokalkjente anbefaler
Cabo Polonio
35
lokalkjente anbefaler
El Parque Nacional Cabo Polonio es una extensa área con una belleza paisajística que todavía conserva características típicas de la costa atlántica uruguaya. Dentro de este agreste y salvaje parque, a la altura del kilómetro 264,5 de ruta 10, está el balneario Cabo Polonio. El lugar es altamente seductor para los extranjeros y todo se confabula para que así sea. No hay luz eléctrica ni agua corriente. No hay calles sino senderos irregulares que vinculan las casitas pequeñas y rudimentarias. El ingreso se realiza en vehículos todo terreno, especialmente acondicionados para no dañar el paisaje natural. Caminar por las playas puede ser un paseo interminable pero entretenido, donde se puede admirar la colonia estable de lobos marinos apostada frente al cabo, en la zona de rocas junto al faro, un punto inevitable de este destino. En la década del 60, algunos jóvenes apasionados por la naturaleza comenzaron a descubrir aquel pobladito remoto que se encontraba detrás de las dunas, después del pueblo de pescadores de Valizas.
Barra de Valizas, pequeña población nacida a orillas del mar, hogar de pescadores artesanales y de turistas amantes de la serenidad. Se puede disfrutar de su tranquila influencia siguiendo los Senderos Valiceros. Ubicada entre enormes dunas y recostada al arroyo de mismo nombre, posee una marcada identidad de pueblo sencillo y cálido, donde conviven pescadores y turistas. Las calles interiores de pasto y arena, las casas sencillas, el gusto por la comida casera y la tranquilidad en la que se vive, embellecen aún más el lugar. Cruzando el arroyo, se llega al Cerro de la Buena Vista, una formación de granito prácticamente cubierta por arena. Es una pista natural y de pura adrenalina para los fanáticos del sanboard. Durante una caminata por la costa, en dirección a Cabo Polonio, pueden observarse restos del Don Guillermo, barcaza de la marina estadounidense, encallada en el año 1952.
9
lokalkjente anbefaler
Barra de Valizas
9
lokalkjente anbefaler
Barra de Valizas, pequeña población nacida a orillas del mar, hogar de pescadores artesanales y de turistas amantes de la serenidad. Se puede disfrutar de su tranquila influencia siguiendo los Senderos Valiceros. Ubicada entre enormes dunas y recostada al arroyo de mismo nombre, posee una marcada identidad de pueblo sencillo y cálido, donde conviven pescadores y turistas. Las calles interiores de pasto y arena, las casas sencillas, el gusto por la comida casera y la tranquilidad en la que se vive, embellecen aún más el lugar. Cruzando el arroyo, se llega al Cerro de la Buena Vista, una formación de granito prácticamente cubierta por arena. Es una pista natural y de pura adrenalina para los fanáticos del sanboard. Durante una caminata por la costa, en dirección a Cabo Polonio, pueden observarse restos del Don Guillermo, barcaza de la marina estadounidense, encallada en el año 1952.
Ubicado en el kilómetro 277,5 de ruta 10, nació como lugar de veraneo de los habitantes de la ciudad de Castillos que, valiéndose de paja, junco y pilotes, levantaban ranchos sobre la arena frente al océano, allá por el siglo XIX. Existen testimonios anecdóticos de cómo eran los baños en la playa a principios del siglo XX, había horarios distintos para hombres y mujeres. En la actualidad, posee la primera playa naturista de la zona, llamada La Sirena, ubicada a 2 km, al norte del centro del balneario. El nombre del balneario tiene que ver con sus manantiales de aguas dulces que, en épocas de la conquista española, fue lugar de paso obligado para las embarcaciones que navegaban el Atlántico para abastecerse de agua bebible. Es un lugar pintoresco colmado de ranchos y cabañas, destino ideal para los amantes del contacto con la naturaleza, la pesca deportiva y la tranquilidad. Además de descansar, en el lugar se pueden realizar largas caminatas por la playa, donde aún hoy es posible sorprenderse con el hallazgo de más de un elemento de los tantos naufragios ocurridos en la zona, como el Arinos (con su leyenda del tesoro perdido) o el Stavanger, en una zona que atestigua la historia desde el más perfecto silencio. En sus costas la pesca es abundante y la brisa del mar se hace sentir con entera libertad. Muchas de sus calles y espacios públicos llevan los nombres de los barcos hundidos en las inmediaciones, detalle de particular interés y justicia, en mérito a la cantidad de náufragos que quedaron viviendo y aportaron al desarrollo del lugar. El ritmo de Aguas Dulces es el de las caminatas (recomendada la caminata hasta Barra de Valizas por la playa), el de la búsqueda de berberechos en la arena, de las ruedas de mate a la tarde y a la vez, de la movida en sus pubs y feria de artesanos por la noche.
Aguas Dulces
Ubicado en el kilómetro 277,5 de ruta 10, nació como lugar de veraneo de los habitantes de la ciudad de Castillos que, valiéndose de paja, junco y pilotes, levantaban ranchos sobre la arena frente al océano, allá por el siglo XIX. Existen testimonios anecdóticos de cómo eran los baños en la playa a principios del siglo XX, había horarios distintos para hombres y mujeres. En la actualidad, posee la primera playa naturista de la zona, llamada La Sirena, ubicada a 2 km, al norte del centro del balneario. El nombre del balneario tiene que ver con sus manantiales de aguas dulces que, en épocas de la conquista española, fue lugar de paso obligado para las embarcaciones que navegaban el Atlántico para abastecerse de agua bebible. Es un lugar pintoresco colmado de ranchos y cabañas, destino ideal para los amantes del contacto con la naturaleza, la pesca deportiva y la tranquilidad. Además de descansar, en el lugar se pueden realizar largas caminatas por la playa, donde aún hoy es posible sorprenderse con el hallazgo de más de un elemento de los tantos naufragios ocurridos en la zona, como el Arinos (con su leyenda del tesoro perdido) o el Stavanger, en una zona que atestigua la historia desde el más perfecto silencio. En sus costas la pesca es abundante y la brisa del mar se hace sentir con entera libertad. Muchas de sus calles y espacios públicos llevan los nombres de los barcos hundidos en las inmediaciones, detalle de particular interés y justicia, en mérito a la cantidad de náufragos que quedaron viviendo y aportaron al desarrollo del lugar. El ritmo de Aguas Dulces es el de las caminatas (recomendada la caminata hasta Barra de Valizas por la playa), el de la búsqueda de berberechos en la arena, de las ruedas de mate a la tarde y a la vez, de la movida en sus pubs y feria de artesanos por la noche.
Punta del Diablo, paradisíaco balneario rodeado de roquedales, de transparentes aguas oceánicas, aire místico y con personalidad. Desde sus comienzos, un pueblo de pescadores que, sin abandonar esta tradición, se dedicó de lleno al turismo, conjugando una buena cantidad de complejos de cabañas, hoteles y campings, con peñones rocosos ingresando al mar, desde los cuales es posible divisar todo el poblado, disfrutar de la playa protegida por una ensenada para darse un chapuzón o tentar al mar con la pesca deportiva. Caminar descalzo por sus calles de tierra, disfrutar sus playas y conocer su gente, son algunos de los placeres que ofrece este pequeño edén rochense. Uno de los atractivos a visitar, es la feria artesanal, ubicada en el centro del pueblo. Los artistas de la zona le ponen música a los atardeceres, mientras los turistas se distienden y disfrutan de un trago o una buena cena en base a frutos del mar. Punta del Diablo es una zona privilegiada para quienes gustan de practicar surf, gracias a que las olas forman grandes picos frente a la playa de La Viuda. Durante la temporada estival, se disputan campeonatos con participación de deportistas locales y de países de la región. El pueblo debe su nombre a que la zona fue escenario de muchos naufragios en siglos pasados. Este lugar se pobló de pescadores a mediados de 1942, que se dedicaban a la pesca de tiburones, cuyo aceite se exportaba para alimento de los ejércitos durante la Segunda Guerra Mundial.
13
lokalkjente anbefaler
Punta del Diablo
13
lokalkjente anbefaler
Punta del Diablo, paradisíaco balneario rodeado de roquedales, de transparentes aguas oceánicas, aire místico y con personalidad. Desde sus comienzos, un pueblo de pescadores que, sin abandonar esta tradición, se dedicó de lleno al turismo, conjugando una buena cantidad de complejos de cabañas, hoteles y campings, con peñones rocosos ingresando al mar, desde los cuales es posible divisar todo el poblado, disfrutar de la playa protegida por una ensenada para darse un chapuzón o tentar al mar con la pesca deportiva. Caminar descalzo por sus calles de tierra, disfrutar sus playas y conocer su gente, son algunos de los placeres que ofrece este pequeño edén rochense. Uno de los atractivos a visitar, es la feria artesanal, ubicada en el centro del pueblo. Los artistas de la zona le ponen música a los atardeceres, mientras los turistas se distienden y disfrutan de un trago o una buena cena en base a frutos del mar. Punta del Diablo es una zona privilegiada para quienes gustan de practicar surf, gracias a que las olas forman grandes picos frente a la playa de La Viuda. Durante la temporada estival, se disputan campeonatos con participación de deportistas locales y de países de la región. El pueblo debe su nombre a que la zona fue escenario de muchos naufragios en siglos pasados. Este lugar se pobló de pescadores a mediados de 1942, que se dedicaban a la pesca de tiburones, cuyo aceite se exportaba para alimento de los ejércitos durante la Segunda Guerra Mundial.
Paseos
En el Puerto de La Paloma, en Rocha, Uruguay, se encuentra una escollera de piedra, con una extensión de más de 1 km, la cual se tarda en llegar a su fin unos 15 minutos. Muy recomendable para disfrutar de una vista fantástica de La Paloma, su puerto y las playas de La Aguada y Costa Azul. De un lado golpean con fuerza las olas del Océano Atlántico y del otro una tranquila bahía donde ingresan y parten barcas de pesca artesanal y embarcaciones deportivas. Es un paseo ideal para realizar a la tarde y quedarse allí para contemplar el mar. Durante los meses de julio hasta octubre es un mirador ideal para el avistamiento de ballenas y toninas, que visitan nuestras costas. En los tramos finales de la escollera la profundidad oscila entre los 8 y los 10 metros, encontrándose el piso poblado de cangrejos y mejillones que son atracción de las más variadas especies: cazón, corvinas negra y blanca, anchoa, brótola, pescadilla, pez gallo, sargo, pejerrey, mero, ajo real, chucho, raya, guitarra, bagre, pez martillo, entre otros.
Escollera De La Paloma
En el Puerto de La Paloma, en Rocha, Uruguay, se encuentra una escollera de piedra, con una extensión de más de 1 km, la cual se tarda en llegar a su fin unos 15 minutos. Muy recomendable para disfrutar de una vista fantástica de La Paloma, su puerto y las playas de La Aguada y Costa Azul. De un lado golpean con fuerza las olas del Océano Atlántico y del otro una tranquila bahía donde ingresan y parten barcas de pesca artesanal y embarcaciones deportivas. Es un paseo ideal para realizar a la tarde y quedarse allí para contemplar el mar. Durante los meses de julio hasta octubre es un mirador ideal para el avistamiento de ballenas y toninas, que visitan nuestras costas. En los tramos finales de la escollera la profundidad oscila entre los 8 y los 10 metros, encontrándose el piso poblado de cangrejos y mejillones que son atracción de las más variadas especies: cazón, corvinas negra y blanca, anchoa, brótola, pescadilla, pez gallo, sargo, pejerrey, mero, ajo real, chucho, raya, guitarra, bagre, pez martillo, entre otros.
El cerro de la Virgen o médano de la Virgen, fue llamado así por los pobladores de la zona, ya que durante muchos años existió una imagen de la Virgen María, realizada por el artista plástico de La Paloma Alfredo Cuello. Sobre la Avenida Costanera Tabaré, es el punto más alto entre La Aguada y Costa Azul. Por su elevación se magnifica el paisaje, transformándose en uno de los mejores miradores naturales de ballenas de Rocha. Allí se dispone de una plataforma de madera con bancos para mayor comodidad. Además, los días de buenas olas para practicar surf en La Aguada, es un punto de encuentro de surfistas y de quienes gustan de este deporte para observarlos corriendo olas desde un lugar estratégico. Maravillosos y despejados amaneceres sobre el océano pueden ser contemplados desde este mirador. Sobre el cerro hacia el noreste, podrás divisar a lo lejos el balneario La Pedrera, y hacia el sudeste las escolleras y Puerto de La Paloma.
Mirador de Ballenas
El cerro de la Virgen o médano de la Virgen, fue llamado así por los pobladores de la zona, ya que durante muchos años existió una imagen de la Virgen María, realizada por el artista plástico de La Paloma Alfredo Cuello. Sobre la Avenida Costanera Tabaré, es el punto más alto entre La Aguada y Costa Azul. Por su elevación se magnifica el paisaje, transformándose en uno de los mejores miradores naturales de ballenas de Rocha. Allí se dispone de una plataforma de madera con bancos para mayor comodidad. Además, los días de buenas olas para practicar surf en La Aguada, es un punto de encuentro de surfistas y de quienes gustan de este deporte para observarlos corriendo olas desde un lugar estratégico. Maravillosos y despejados amaneceres sobre el océano pueden ser contemplados desde este mirador. Sobre el cerro hacia el noreste, podrás divisar a lo lejos el balneario La Pedrera, y hacia el sudeste las escolleras y Puerto de La Paloma.
El Museo de La Paloma, originariamente una estación de AFE de Uruguay, se encuentra frente a la playa accesible Bahía Grande, sobre la Av. al Puerto. Es un clásico paseo de verano y durante el resto del año. Su entrada es sin costo. El edificio aún mantiene la estructura y características de la estación de trenes; recorrer su interior y el entorno es realizar un viaje al pasado. Horario de visita En temporada alta: De lunes a viernes de 09:00 a 21:00 Sábado y domingos: 13:30 a 18:00 Recorriendo el museo, ¿qué hay para ver? Al ingresar podrás apreciar una exposición de cuadros de la docente y artista plástica Martha Nieves (1926 - 2014), oriunda de San Carlos (Maldonado), pero que en 1948 se radicó en Rocha y La Paloma, viviendo 66 años de su vida en ambas ciudades. El salón central te invita a un paseo por la historia de La Paloma, su evolución urbana y el Plan Regulador y de Extensión del Balneario, encargado al Arquitecto Carlos Gómez Gavazzo (1904 - 1987) por la Sociedad Cabo Santa María en 1938. Su propuesta presentó en su momento valores espaciales destacadísimos, cuyos mayores aportes resultaban de la concepción espacial unitaria del territorio microrregional, al considerar los grandes estructuradores del mismo y del diseño de espacios públicos: avenidas, calles, sendas peatonales y pasajes en una gradación que intentó (y en parte consiguió) darle al balneario un paisaje urbano y una calidad ambiental única en el país y posiblemente en el mundo. En esta misma sala también se expone una colección de fotografías antiguas de La Paloma. En la sala contigua, llamada Juan Wiess, en honor al buzo y matricero uruguayo, podrás observar antiguos instrumentos para la práctica de buceo (mascaras, tanques de oxígeno, arpones, etcétera), y además un conjunto de fotos de los primeros surfistas que llegaron a La Paloma en busca de sus excelentes olas. Finalizando el recorrido por el Museo de La Paloma, en la última habitación, se encuentra exhibida información sobre los naufragios de las costas rochenses, acontecimientos que marcaron historia para nuestro departamento. También, piezas de madera y hierro y artículos de algunas de estas embarcaciones como una gran olla de origen inglés, boyas, etcétera. Nueva sala del Museo de La Paloma En el 2015 se inauguró una nueva sala del Museo de La Paloma, junto a la antigua estación de AFE, donde periódicamente se llevan a cabo diferentes exposiciones.
Museo La Paloma
El Museo de La Paloma, originariamente una estación de AFE de Uruguay, se encuentra frente a la playa accesible Bahía Grande, sobre la Av. al Puerto. Es un clásico paseo de verano y durante el resto del año. Su entrada es sin costo. El edificio aún mantiene la estructura y características de la estación de trenes; recorrer su interior y el entorno es realizar un viaje al pasado. Horario de visita En temporada alta: De lunes a viernes de 09:00 a 21:00 Sábado y domingos: 13:30 a 18:00 Recorriendo el museo, ¿qué hay para ver? Al ingresar podrás apreciar una exposición de cuadros de la docente y artista plástica Martha Nieves (1926 - 2014), oriunda de San Carlos (Maldonado), pero que en 1948 se radicó en Rocha y La Paloma, viviendo 66 años de su vida en ambas ciudades. El salón central te invita a un paseo por la historia de La Paloma, su evolución urbana y el Plan Regulador y de Extensión del Balneario, encargado al Arquitecto Carlos Gómez Gavazzo (1904 - 1987) por la Sociedad Cabo Santa María en 1938. Su propuesta presentó en su momento valores espaciales destacadísimos, cuyos mayores aportes resultaban de la concepción espacial unitaria del territorio microrregional, al considerar los grandes estructuradores del mismo y del diseño de espacios públicos: avenidas, calles, sendas peatonales y pasajes en una gradación que intentó (y en parte consiguió) darle al balneario un paisaje urbano y una calidad ambiental única en el país y posiblemente en el mundo. En esta misma sala también se expone una colección de fotografías antiguas de La Paloma. En la sala contigua, llamada Juan Wiess, en honor al buzo y matricero uruguayo, podrás observar antiguos instrumentos para la práctica de buceo (mascaras, tanques de oxígeno, arpones, etcétera), y además un conjunto de fotos de los primeros surfistas que llegaron a La Paloma en busca de sus excelentes olas. Finalizando el recorrido por el Museo de La Paloma, en la última habitación, se encuentra exhibida información sobre los naufragios de las costas rochenses, acontecimientos que marcaron historia para nuestro departamento. También, piezas de madera y hierro y artículos de algunas de estas embarcaciones como una gran olla de origen inglés, boyas, etcétera. Nueva sala del Museo de La Paloma En el 2015 se inauguró una nueva sala del Museo de La Paloma, junto a la antigua estación de AFE, donde periódicamente se llevan a cabo diferentes exposiciones.
Casino La Paloma
La palabra ombú proviene del guaraní -umbú- y las especies son originarias de Paraguay y Misiones en Argentina. Rodeando la Laguna de Castillos, se encuentra la agrupación más grande de ombúes en la región del Plata, el Monte de Ombúes se extiende por una franja de 20 km, al este del Uruguay. Cuanto más añejo es el árbol, más amplio es el hueco interior. Su madera es poco consistente y no sirve para leña. Los ombúes conviven con talas, ceibos, espinillos, arrayanes entre otras especies como la envira, una planta con la que los indios se hacían ligaduras cuando eran mordidos por víboras venenosas. La Laguna de Castillos es el refugio natural de varias especies animales que tienen en la vegetación del pantano y en el monte criollo su hábitat. Avistamiento de flora y fauna Próximo a la Laguna de Castillos y al arroyo Valizas se encuentra un mirador de aves, desde donde se pueden avistar patos, garzas blancas y moras, biguás, teros y teros reales, cigüeñas, gallinetas, cuervillos, flamencos y mirasoles. La fauna del lugar se caracteriza por la presencia de zorros, zorrillos, manos peladas, comadrejas, gatos monteses y lagartos entre otros. Acceso al Monte de ombúes Guardia del Monte Estancia turística sobre la Laguna de Castillos, con acceso al Monte de ombúes. Además este establecimiento ofrece alojamiento en su casco antiguo, paseos en bote por la laguna, cabalgatas y otras actividades típicas para realizar en el campo. Barra Grande Establecimiento turístico al norte de la Laguna de Castillos, te proponen un paseo guiado de 2 km atravesando un monte de ceibos hasta llegar al monte de ombúes. Rincón de los Oliveras Partiendo desde el Arroyo Valizas en una embarcación guiada. Un recorrido serpenteante de 5 km por el arroyo te llevará hasta el establecimiento Rincón de los Oliveras. Durante el viaje, de unos 20 minutos, podrás apreciar algunos palmares y una gran cantidad de especies de aves: patos, garzas blancas y moras, chajás, teros, cigüeñas y flamencos entre otros. Al llegar al establecimiento comienza la aventura guiada por el Monte de ombúes donde reina la calma, el sonido de los pájaros y un exquisito aroma a guayabo blanco.
6
lokalkjente anbefaler
Monte de Ombúes
6
lokalkjente anbefaler
La palabra ombú proviene del guaraní -umbú- y las especies son originarias de Paraguay y Misiones en Argentina. Rodeando la Laguna de Castillos, se encuentra la agrupación más grande de ombúes en la región del Plata, el Monte de Ombúes se extiende por una franja de 20 km, al este del Uruguay. Cuanto más añejo es el árbol, más amplio es el hueco interior. Su madera es poco consistente y no sirve para leña. Los ombúes conviven con talas, ceibos, espinillos, arrayanes entre otras especies como la envira, una planta con la que los indios se hacían ligaduras cuando eran mordidos por víboras venenosas. La Laguna de Castillos es el refugio natural de varias especies animales que tienen en la vegetación del pantano y en el monte criollo su hábitat. Avistamiento de flora y fauna Próximo a la Laguna de Castillos y al arroyo Valizas se encuentra un mirador de aves, desde donde se pueden avistar patos, garzas blancas y moras, biguás, teros y teros reales, cigüeñas, gallinetas, cuervillos, flamencos y mirasoles. La fauna del lugar se caracteriza por la presencia de zorros, zorrillos, manos peladas, comadrejas, gatos monteses y lagartos entre otros. Acceso al Monte de ombúes Guardia del Monte Estancia turística sobre la Laguna de Castillos, con acceso al Monte de ombúes. Además este establecimiento ofrece alojamiento en su casco antiguo, paseos en bote por la laguna, cabalgatas y otras actividades típicas para realizar en el campo. Barra Grande Establecimiento turístico al norte de la Laguna de Castillos, te proponen un paseo guiado de 2 km atravesando un monte de ceibos hasta llegar al monte de ombúes. Rincón de los Oliveras Partiendo desde el Arroyo Valizas en una embarcación guiada. Un recorrido serpenteante de 5 km por el arroyo te llevará hasta el establecimiento Rincón de los Oliveras. Durante el viaje, de unos 20 minutos, podrás apreciar algunos palmares y una gran cantidad de especies de aves: patos, garzas blancas y moras, chajás, teros, cigüeñas y flamencos entre otros. Al llegar al establecimiento comienza la aventura guiada por el Monte de ombúes donde reina la calma, el sonido de los pájaros y un exquisito aroma a guayabo blanco.